Menú
Especial
imagen foto_portada.jpg

Velorio del angelito

Avanzado el siglo XX se seguía practicando este rito funerario destinado a velar a los niños pequeños.

Un angelito era un niño que había muerto a corta edad y que por ello estaba “libre de pecado”, razón por la cual se creía que “iba al cielo en forma de ángel”. En un encuentro comunitario de Memorias del siglo XX, realizado en 2007, Alberto Muñoz, de Pudahuel recordaba esta práctica conocida por los vecinos y sobre la cual Violeta Parra había escrito cuando vivía en la comuna. 

Muñoz relata que se adornaba el espacio donde se velaba al niño y “se ponía todo de blanco y se sentaba el angelito en la mesa y le cantaban”. Se le vestía con una especie de túnica que algunas veces acompañaban con un gorro blanco, y se le sentaba en una silla sobre una mesa adornada como un altar con flores, velas y algunas imágenes religiosas. También, algunas personas agregaban telas blancas en las murallas donde estaba esa especie de altar. A veces a los infantes se les tendía en una cuna o caja, con las manos cruzadas o sueltas, con los ojos cerrados o abiertos, costumbre que variaba según la zona donde se hiciera el velorio y las creencias de quienes lo organizaban. Al niño se le velaba toda la noche, y los cantores a lo divino le entregaban sus décimas.

Se conoce el velorio del angelito por el relato de las personas que han participado y por las fotos que se acostumbraba tomar para luego regalarlas a amigos o familiares. Si bien este rito y otras costumbres fúnebres están en desuso en la actualidad, y muchos no saben de qué trata, fue una parte importante de la identidad de la sociedad popular del siglo XX.

Desde hace décadas la cantidad de niños que muere cada año ha disminuido significativamente, pero esta no era la realidad nacional hace algunas décadas, muchos niños morían por enfermedades mal tratadas o complicaciones en el parto ya que no existía un fácil acceso a los hospitales ni a servicios de urgencias. Margarita recuerda que en el cerro Ramaditas de Valparaíso, “solo había parteras, entonces, como las mamás tenían tanto niño, no tenían lugar para ir al hospital, se mejoraban en la misma casa. Y después seguían haciendo las cosas cotidianas del día”, situación que aumentaba los riesgos de los infantes, incrementando la mortalidad infantil.

Imágenes, videos y documentos

Velorio del angelito
Visita al cementerio de Playa Ancha
Funerales en El Chiflón del Diablo
Velatorio de bebé
Velorio de recién nacido
Velorio de niño
Velorio de niño
Velorio de recién nacido
Encuentros vecinales
Velorio de niño
Colabora con Memoria del Siglo XX